Profundizando en el análisis de las variables abordadas anteriormente, se obtienen como principales conclusiones las siguientes:

  1. Existe una baja calidad de los programas públicos: casi cuatro de cada diez programas evaluados obtuvieron una calificación reprobatoria y, en promedio, los 104 programas considerados apenas alcanzan una calificación mínima aceptable en términos de calidad de diseño (promedio de 6.3 en escala de 0 a 10).
  2. El aspecto más débil de los programas es la orientación a resultados y a la ciudadanía. En este subíndice, los programas obtuvieron 4.9 de calificación promedio. Esto significa que los esfuerzos se orienten más al cumplimiento de la normatividad y de los procedimientos (la calificación promedio en el subíndice de operación fue de 7.1) que a los resultados y a los ciudadanos.
  3. Los programas evaluados con mayor peso presupuestario, los cuales reciben mayor atención de los legisladores y funcionarios, obtuvieron una calificación promedio reprobatoria de 5.9, por debajo del resto. Destacan: Alianza para el Campo, de Sagarpa; Adultos Mayores, de SEDESOL y Enciclomedia, de la SEP, con calificaciones de 4.4, 4.0 y 1.6, respectivamente. Cabe señalar que Enciclomedia se encuentra en el lugar 102 del ranking de 104 programas revisados.

Respecto a la capacidad burocrática:

  1. Las calificaciones obtenidas por los programas reflejan que los funcionarios públicos no poseen las competencias necesarias para diseñar correctamente una política pública.
  2. Esta carencia es particularmente preocupante, ya que desde hace seis años México cuenta con un servicio profesional de carrera cuyo costo de operación fue para 2009 de 283.3 millones de pesos y de 270.8 millones para 2008.

Respecto a los programas:

  1. En un contexto de crisis y dada la pobreza y la desigualdad que se vive en el país, es lamentable que los programas de los sectores de asistencia social; temas agrarios; y urbanización, desarrollo regional y vivienda sean los que cuenten con las calificaciones más bajas en la calidad de su diseño (4.8, 4.2 y 3.9, respectivamente).
  2. En ese tenor, las secretarías de Desarrollo Social, de la Reforma Agraria y de Salud tienen las calificaciones más bajas con 4.9, 4.2 y 3.8, respectivamente.
  3. A su vez, en la lista de los diez programas peor calificados de los 104 analizados, están los relacionados con la atención de la familia, la mujer y grupos etarios. Tales son: Programa de la Mujer en el Sector Agrario (PROMUSAG), de la SRA, con una calificación de 2.7; el programa de Becas para Madres Jóvenes y Jóvenes Embarazadas, de la SEP (2.6); así como los programas del DIF de Desayunos Escolares (lugar 94 con 3.0 de calificación); el Programa de Atención a Menores de 5 años en Riesgo y No Escolarizados (con 2.7); el Programa de Atención a la Infancia y Adolescencia (PAIA–DIF, con 2.1) y el mismo programa Enciclomedia con 1.6 de calificación.

Respecto al tiempo de implementación de los programas:

  1. La evidencia sugiere que la antigüedad del programa es un factor clave en la calidad de su diseño: a mayor tiempo de implementación mejor calificación promedio.

Respecto a las prácticas de transparencia y rendición de cuentas de la PED:

  1. Las ECR representaron sin lugar a dudas el mayor y más sistemático esfuerzo de evaluación realizado por la administración pública mexicana.
  2. Debe reconocerse el importante esfuerzo del gobierno federal para transparentar los resultados de las evaluaciones de los programas.
  3. Sin embargo, limitarse a publicar los informes de evaluación en el sitio de internet de cada dependencia dista mucho de ser una práctica idónea de rendición de cuentas. Ya que al estar presentada de forma compleja y dispersa dificulta su utilización en otros aspectos clave de la  PED. La presentación de resultados de las evaluaciones debe ser sistemática y pública, ya que resulta de una alta valía para:

a. Informar el debate público.
b. Evaluar la pertinencia y calidad de los programas.
c. Informar el presupuesto.
d. Mejorar los programas y procesos de gestión pública.
e. Mejorar la rendición de cuentas.

Presidente Carranza 133, Col. Villa Coyoacán, Del. Coyoacán, CP 04000, México DF Tels. 5573 2399 y 5573 5789